Lutgarda MAS i MATEO, Nuestra Fundadora

Mujer carismática que comprende y sabe penetrar en el misterio de la Cautividad de los jóvenes de Barcelona.
 
Acoge la inspiración de María de la Merced (1856) de restaurar el Instituto que Santa María de Cervelló fundara en su tiempo y que desapareció en su forma de apostolado (vida activa).
 
El 21 de noviembre de 1860, en Barcelona España con la ardua colaboración de Fray Pedro Nolasco Tenas y Casanovas se hace realidad la fundación de la congregación de Religiosas Mercedarias Misioneras.
 
La primera Comunidad estuvo conformada por: Mercedes Bartra y Demestre, Rita Parellada i Casals, Mariana Trilla i Anguera, Rosa Vélaz Larrea, Francisco Ferrer i Jacas.
 
Lutgarda recién pudo ingresar a la naciente congregación a la muerte de su madre, su permanencia fue breve, por su delicado estado de salud (22 de abril de 1862).
La expresión que heredamos de Lutgarda es: "Dios y Nuestra Madre proveerán"; manifiesta su total confianza en la providencia de Dios.
 
Resaltamos en ella los siguientes rasgos:
  • Fiel, constante, luchadora, arriesgada.
  • Fue promotora más que protagonista, respetando la iniciativa de sus hermanas.
  • Sensible ante los problemas de su pueblo, respetando la iniciativa de sus hermanas.
  • De profunda fé, amante de la Virgen María.
  • Sabe querer intensamente a su familia.